El otro estilo del anime 2da part.

Copia (4) de Copia (2) de thisishermelody-748814

Así pues, en esta 2da parte sobre el estilo del anime, aunque sería mejor llamarle tendencia o concepto, que es “radicalmente” diferente a lo que estamos acostumbrados a ver, tanto en animación, dibujo y trama, les hablaré sobre el “Anime Experimental”.

Puede que a algunos esto les suene, o puede que jamás hayas oído hablar del tema, pero es un tipo de anime que existe, aunque casi nunca se vea, y gusta mucho sobre todo entre los amantes del seinen y de lo “peculiar” (me incluyo).

 

Lo básico

Hablando científicamente, el anime experimental, o animación experimental, es un concepto o idea, que a través de técnicas de animación transmite el contenido de la obra de forma no convencional o de metodologías no establecidas, generalmente, implementando algún tipo de innovación tanto en la técnica como en la narrativa.

En resumen, el anime experimental es, en pocas palabras, un anime con un estilo de animación y de contar la trama diferente y único, y digamos que raro en algunos casos, o sea, fuera de lo común, pero que no por ello deja de ser bueno e interesante.

En palabras claras, ese es su significado, así que ya te puedes ir haciendo una idea de por dónde viene el tema.

 

Los orígenes son los mismos

Remontarse a los orígenes del anime experimental es algo confuso. Como este consiste en “innovaciones”, no se pude especificar muy bien en qué momento los mangakas y los grupos de animación comenzaron a “innovara”, pero si se tiene algo de idea de cómo evolucionó todo esto.

Mirando a los años 80, junto con el surgimiento de esa nueva ola de animación en Japón apodada anime, surge como idea también, un tipo de anime que rompía los cánones de las producciones que se comenzaba a hacer en aquella época. Se cuenta que uno de los precursores de este nuevo anime fue Kōji Morimoto, quién comenzó a producir OVAs y cortometrajes que se escapaban de lo convencional. También encontramos a Koji Yamamura (responsable de mangas como Tekkonkinkreet y Macross Plus), quién junto a varios autores más, comenzó a desarrollar e introducir nuevas técnicas como la videocreación y las instalaciones, también en sus cortos encontramos desde imagen real, texturas de cartón, uso de acuarelas y tizas, e incluso conceptos de stop-motion, este último con una clara influencia rusa.

Así comenzó todo, y ya a mediados de los 90 esto fue evolucionando, así que no es sorpresa que surgieran animadores y mangakas que no solo cambiaran el estilo de dibujo, sino también la forma de contar la historia en sí.

 

Producto de toda esta primera influencia del anime experimental, surgen sagas icónicas, que aportando algo de lo suyo, marcaron la década de los 90. Me refiero a Cowboy Bebop (Shinichiro Watanabe), Ghost in the Shell (Masamune Shirow) y Serial Experiments Lain (Yasuyuki Ueda), esta última de gran renombre, pues marca los inicios del anime vanguardista, e introduce al conocimiento popular la temática de un mundo distópico con una subtrama social-psicológica.

El boom!

Ya pasada esta primera etapa, años 80 y 90, el anime experimental se conocía entre los que anduvieran en este mundo de animación y producción, y también, cómo no, entre los otakus más curiosos.

Así, pues, mirando ya el alce del anime experimental comenzando este siglo XXI, hay tres referencias que no podemos pasar por alto: Hayao Miyazaki, “El viaje de Chihiro” y Studio Ghibli, ¿en qué se relacionan?, pues en todo!

Hayao Miyazaki crea Studio Ghibli, y comienza a desarrollar, con sus propios estilos y conceptos, una serie de películas a partir de la segunda mitad de los años 80. Por citar algunas tenemos a “El castillo en el cielo”, “Porco Rosso”, “La princesa Mononoke”, “El viaje de Chihiro”, todas con un enorme éxito, que por supuesto, llega fuerte a occidente y muestra con maquinaria pesada lo que se puede lograr con un buen planteamiento y dibujo. Tanto renombre causaron estas obras que “El viaje de Chihiro” llega a ser nominado al Oscar en 2002, obteniéndolo en Mejor Película de Animación.

A partir de este momento es que el anime experimental se generaliza, y cobra vida. Y no es que precisamente “El viaje de Chihiro” fuera 100% experimenta, pero sí que implementó sus propias técnicas y conceptos artísticos, por lo que inspiró a otros entes de la industria a seguir el mismo camino.

 

Hay más de lo que se ve

El anime experimental ha ido evolucionando, y ya ha pasado algo de tiempo desde que los primeros productores plantearan la idea.

El concepto no tiene límites ni reglas a seguir, por lo que cada cual innova a su forma, así que esto ha dejado muchas, pero muchas formas de anime experimental y de “cómo hacer las cosas”. Pero como todo, hay ciertas tendencias que se imponen de un momento a otro, y ya en estos momentos podemos decir que el desarrollo del anime experimental ha crecido a tal punto, que podemos deducir tendencias artísticas dentro del propio género, cada una con sus propias raíces.

Una de ellas es el Pixel Art, un género de animación puramente occidental, desarrollado por Xerox en los años 70 como una forma de dibujar y hacer arte mediante píxeles de colores. Se usó mucho en los primeros juegos de consola de los años 80, y terminó influenciando el universo del anime y el manga, sobre todo cuando Japón se metió de lleno en esto de los videojuegos.

Otro muy popular es el Superflat, también conocido como El Pop Art Japonés, o el Arte Poku (Pop + Otaku). El concepto de lo superplano, es considerado más una tendencia artística postmoderna.

Superplano no solo en el propio arte gráfico bidimensional, si no en la representación de la sensibilidad plana de la sociedad consumista japonesa, y sus fetichismos sexuales. Esto llevado a la animación, crea videoclips con contenidos que van desde altos contrastes casi psicodélicos y de lo más variados, hasta escenas dark con colores pasteles opacos, con un claro enfoque artístico ácido.

También, dentro de esta onda psicodélica, tenemos al Subliminascope, un estilo surrealista bastante raro. Mezclando de todo un poco (técnicas de cine, stop-motion, pixilación, animación gráfica, graffiti, etc), toma métodos tanto tradicionales, técnicos, como digitales, para crear un imagen bizarra y siniestra de la sociedad.

Y como otra de las tendencias principales, está el Superlivemantion, que consiste en una animación CG 3D en 2D, para lograr una mezcla de stop-motion digital con elementos cinematográficos.

 

Para gustos… los animes

“Cada persona es un mundo”, o eso dicen. Lo que nos parece genial, para otros es algo sin sentido. El anime experimental viene a ser la contraparte del anime que estamos acostumbrados a ver, así que inevitablemente no gusta a todos.

No niego que no sea peculiar, e incluso raro, pero eso no quita que sea único y original en todas sus facetas.

Tampoco es que sea ahora algo raro de ver, actualmente muchos animes y sagas incluyen técnicas y conceptos de anime experimental para enriquecer su animación, o simplemente para hacer “lo mismo” pero de forma diferente, además de que es un complemento perfecto en series con una trama y ambiente singular, que no transmitirían la misma idea usando solo técnicas habituales; ejemplo Bakemonogatari, Persona 4, Katanagatari, Redline, entre muchas otras.

Personalmente es un género que me encanta, y ojalá encontrara más producciones de este tipo, aunque entiendo que se debe crear en dosis pequeñas: el mundo del puro anime experimental es demasiado caótico como para que se convierta en norma.

Aun así, si te interesa el tema, y eres de los que persigue lo original y peculiar, para llenar ese vacío que los otros animes no pueden, busca e indaga por creaciones de este género. Te recomiendo para adéntrate en esto, las historias de “Genius Party Beyond”, échales un ojo y dale una oportunidad al concepto.

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.